Saturday, April 23, 2005

10:34 AM 23 abril 2005

Tumbado boca arriba en la cama, recapitula. Casi dos años de su vida tirados por la ventana por un capricho meteorológico. La reclusión artística -así le gustaba llamarla él- también tuvo otros costes. Económicos, sobre todo. También un par de chicas quedaron por el camino, pero eso era lo de menos. Tampoco llegó nunca a quererlas.

-¿Qué hace uno cuando llega a la meta y no hay nadie esperando, porque se fueron hace horas?-

0 Comments:

Post a Comment

<< Home